Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Resúmenes y conclusiones: Libro de los Mediums

abril 3, 2016

primavera-floresCapítulo VI

MANIFESTACIONES VISUALES

Los espíritus se pueden tornar visibles especialmente durante los sueños, y también más raramente en el estado de vigilia. Lo puede hacer cualquier tipo de espíritu pero no siempre tienen el permiso, o la voluntad de hacerlo.

A veces lo hacen espíritus con mala intención, con el objetivo de asustar y en muchas ocasiones la de vengarse. Para los encarnados significa una prueba y lo que aparentemente es malo, el resultado puede ser bueno. Es una demostración que no todo muere con el cuerpo físico y que el alma conserva su individualidad después de la muerte. Otras veces lo hacen espíritus benévolos, con el objetivo de consolar a las personas, demostrarles que están cerca de ellas; dar consejos y en ocasiones pedir ayuda para ellos mismos.

Para los que vivimos en el mundo físico, el verlos continuamente podría perturbarnos y en cierta manera coartar nuestra libertad. Se puede establecer un diálogo con el espíritu que se aparece. Preguntándole quién es, qué desea y si podemos hacer algo por él. Si se trata de un espíritu que sufre nuestro consuelo lo podrá aliviar. La comunicación con estos espíritus se hace casi siempre a través del pensamiento.

Las personas que se nos aparecen en los sueños, casi siempre se trata de las mismas personas con las que nos reunimos en el mudo espiritual. Desde aquí no podemos tener noción de muchos de ellos, encontrando conocidos íntimos de hace mucho tiempo o de hace poco, de los cuales no tenemos ni idea quienes son en el estado de vigilia.

Cuando nos hallamos enfermos los lazos materiales se aflojan un tanto, debido al debilitamiento del cuerpo. Por ello podemos entrar en comunicación con los espíritus con mayor facilidad.

Las manifestaciones visuales de espíritus son más frecuentes y generales de lo que se pueda pensar.  Muchas personas no lo confiesan por temor al ridículo, y otras lo atribuyen a una simple ilusión de los sentidos. La mayoría de estas apariciones son durante el día y no durante las horas nocturnas, como podría pensarse.

La visión de los espíritus se produce en condiciones completamente normales. Aunque hay personas que los ven que se hallan en un estado cercano al éxtasis, otorgándoles una especie de doble vista. Hay que tener en cuenta que en realidad no se ven con los ojos, se ve con el alma.

Un espíritu que se quiera hacer visible, se rige por el mismo principio que para todas las manifestaciones, se debe a las propiedades que posee el periespíritu, el cual es susceptible de experimentar diversas modificaciones, a voluntad de él. Mediante la combinación de fluidos se produce en el periespíritu una disposición especial, que no tiene analogías para nosotros, y que lo hace perceptible.

Los espíritus pueden causar impresión al tacto, dejar huellas de su presencia e incluso, en ciertos casos, tornarse momentáneamente tangibles, lo que prueba que entre ellos y nosotros existe materia.

La facultad para ver los espíritus cuando estamos despiertos, depende del organismo, de la mayor o menos facilidad que posea el fluido del médium para combinarse con el del espíritu. No basta con la voluntad del espíritu para hacerse visible, hace falta la aptitud necesaria en la persona a la cual desea manifestarse. Esta facultad de ver en forma general y habitual a los espíritus es excepcional y no está dentro de las condiciones normales del ser humano.

Las apariciones se presentan con una forma vaporosa y diáfana, en ocasiones vaga e indefinida, a menudo, y en los primeros instantes, como una luz blanquecina cuyos contornos se van dibujando poco a poco. Otras veces las formas se acentúan con claridad. Los modales y el aspecto son similares a los que tenía el espíritu cuando estaba encarnado. El espíritu se muestra con la apariencia más adecuada para que lo reconozcan, si ese es su deseo. Se observara más claramente la cabeza, tronco, brazos y las manos. A los que conocimos durante su encarnación, normalmente se presentarán con las ropas que solían usar o que más les gustaban.

Los espíritus Superiores poseen una fisonomía bella, noble y serena. Mientras que los inferiores tienen algo de feroz y bestial, incluso se pueden presentar de forma animalizada.

ENSAYO TEÓRICO SOBRE LAS APARICIONES

Las apariciones pueden darse durante el sueño y en la vigilia. Durante el sueño, que son las visiones, se puede tener una visión actual del presente, una visión retrospectiva del pasado o de lo que está por acontecer. Pero las apariciones propiamente dichas tienen lugar en el estado de vigilia y cuando uno goza de la plenitud y entera libertad de sus facultades.

Al poder tomar todas las apariencias, el espíritu se presenta bajo aquella que mejor puede darle a conocer si tal es su deseo. Los espíritus elevados y que no están vinculados al ámbito terrestre muestran una figura bella, noble y serena. Mientras que los espíritus inferiores generalmente se presentan con la apariencia que llevaban en la última encarnación. Los más inferiores tienen algo de feroz y bestial, y pueden llevar señales de crímenes cometidos o de tormentos sufridos.

Los médiums videntes los pueden ver deambular entre los grupos de los vivos e interaccionar con ellos. Los espíritus buenos sugieren a los vivos ideas positivas, influyen adecuadamente o consuelan. En cambio, los espíritus inferiores intentan confundir y ridiculizar.

El espíritu se puede llegar a aparecer hasta con todas las apariencias de un cuerpo sólido, hasta producir una ilusión de tener delante de sí un ser corporal. No obstante, los hechos de apariciones tangibles son los más raros.

Por su naturaleza y en su estado normal, el periespíritu es invisible, pero puede sufrir modificaciones que le hagan perceptible a la vista. Por condensación, el periespíritu adquiere las propiedades de un cuerpo sólido y tangible, pero puede instantáneamente volver a su estado etéreo e invisible por propia voluntad.

Esta modificación del periespíritu se opera por una combinación afín con el fluido propio del médium, aunque esta combinación no siempre es posible, lo que explica por qué la visibilidad de los espíritus no es siempre posible. También es necesario que el espíritu tenga permiso de hacerse visible a tal o cual persona.

Otra propiedad del periespíritu es la penetrabilidad, es decir, que puede atravesar cualquier cuerpo sólido.

Las apariciones en estado de vigilia no son ni raras ni nuevas, ya que las ha habido en todos los tiempos. Son frecuentes sobres todo en los casos de muerte de personas que vienen a visitar a sus parientes o amigos. Son atraídos por la simpatía.

Existen ilusiones o efectos de óptica que han dado lugar al sistema de los espíritus glóbulos. Semejantes ilusiones no pueden ser otra cosa que el resultado de una observación incompleta, ignorante y atrevida sobre las apariciones de los espíritus, que hacen más mal que bien entre los incrédulos. El periespíritu es el principio de todas las manifestaciones. Su conocimiento ha hecho avanzar enormemente a la ciencia espírita, siempre por conducto de los mismos espíritus.

TEORÍA DE LA ALUCINACIÓN

Las personas que no admiten el mundo invisible lo explican con la palabra “alucinación”. Una alucinación es una percepción que no corresponde a ningún estímulo físico externo, pero la persona lo siente como si fuera real.

Aunque todavía no lo han explicado, lo quieren hacer por las leyes de la materia, y da igual que fuera buena o mala, ya que al menos seria una explicación.

La causa de los sueños se atribuye a la imaginación, pero no se nos dice qué es la imaginación, se dice que son recuerdos que tenemos de la víspera. Sólo el espiritismo nos podría dar la llave de éste fenómeno.

Sí la alucinación es real o no, es un tema que se debería de explicar también. Sí nos dieran una explicación fisiológica se vería si la teoría resolvía todos los casos sin omitir apariciones de personas en el momento de la muerte por ejemplo. Sí fuera un hecho aislado se diría que es una casualidad.

Un Espíritu bajo envoltura semimaterial puede usar cualquier clase de forma para manifestarse (con alas, cuernos, etc.). Desde los sentidos el Espíritu puede ver lo que no veía con los ojos, en algunos casos pueden ser visiones o un efecto de la vista de algunos objetos que hemos dejado en el cerebro. El Espíritu desprendido ve en el cerebro esas señales.

La variedad y la mezcla forman conjuntos extravagantes que casi se borran inmediatamente aun que se hagan esfuerzos para retenerlos. Es un hecho que la memoria es el resultado de las impresiones conservadas por el cerebro. Cuando las imágenes llegan al cerebro por los ojos, dejan en él una impresión y hace que lo recordemos como si tuviéramos un cuadro delante.

El alma ve en el cerebro las imágenes, sobre todo las que más le han afectado según las preocupaciones o las disposiciones del Espíritu.

En estado normal, suelen ser imágenes fugitivas porque el cada parte del cerebro funciona libremente, pero en estado de enfermedad, el cerebro está más o menos debilitado y el equilibrio no existe entre todos los órganos, por eso algunas imágenes no están borradas como en el estado normal. Esa es la verdadera alucinación y la primera causa de las ideas fijas.

Anuncios

Clase: “La facultad mediúmnica: concepto y clasificación de la mediumnidad”

mayo 20, 2012

Hola amigos y seguidores,

Os dejamos el resumen de la segunda clase dedicada a este tema. Os recordamos que el próximo viernes día 25 discutiremos diversos aspectos equívocos sobre dicha facultad.

CLASIFICACIÓN DE MEDIUMNIDAD SEGÚN KARDEC

En cuanto a la clasificación de la mediumnidad, Allan Kardec divide los fenómenos mediúmnicos en dos grandes grupos:
–  los de efectos físicos;
–  los de efectos intelectuales.

1.- Mediumnidad de efectos físicos

Se da el nombre de manifestaciones físicas a las que se traducen por efectos sensibles, tales como ruidos, movimientos y dislocación de cuerpos sólidos. Unas son espontáneas, es decir, independientes de la voluntad de quien quiera que sea; otras
pueden ser provocadas.

El efecto más simple, y uno de los primeros que fueron observados, consiste en el movimiento circular impreso a una mesa. Ese efecto se produce con cualquier otro objeto, pero siendo la mesa el mueble con que, por su comodidad, más se ha procedido
a tales experiencias, la designación de mesas giratorias prevaleció, para indicar esta especie de fenómenos.

Otro fenómeno mediúmnico, que ocurría con mucha frecuencia en la época de Kardec, y que se volvió relativamente poco común en los días actuales, es el de los golpes y ruidos. Esos golpes, a veces muy débiles, otras veces muy fuertes, se hacen también oír en los otros muebles de la casa y en las paredes.

Se llama tiptología a la manifestación espírita por medio de golpes, que se presenta de varias maneras:

Tiptología, por medio de balanceo:  consiste en el movimiento de la mesa, que se levanta de un solo lado y cae batiendo los dos pies. Para eso basta que el médium le ponga la mano en el borde.

Sematología: es el lenguaje a través de señales. Conviniendo, por ejemplo, que un golpe significara sí, y dos golpes no, o viceversa, el experimentador dirigirá al Espíritu las preguntas que quisiera.

La tiptología alfabética: que consiste en designar cada letra del alfabeto por un número determinado de golpes. Pueden obtenerse entonces palabras, frases y hasta discursos enteros.

La tiptología y la sematología son formas lentas y fastidiosas de obtenerse comunicación espírita. Prácticamente están en desuso. Una variante de esas formas de comunicación, la llamada sesión del vaso, es comúnmente utilizada por personas distanciadas del conocimiento espírita.

En la mediumnidad de efectos físicos, hay variedades que se caracterizan por la utilización de fluidos ectoplásmicos:

a) Voz directa (o pneumatofonía) – son gritos de toda especie y sonidos vocales que imitan la voz humana.

b) Escritura directa (o pneumatografía) – es la escritura producida directamente por el Espíritu, sin intermediario alguno. Difiere de la psicografía, por ser esta la transmisión del pensamiento del Espíritu, mediante la escritura hecha por la mano del médium. En la época de Kardec, se obtenía escritura directa en piedras de pizarra.

c) Materialización de Espíritus, transporte de objetos y personas; levitación de personas y de objetos, entre otros, son fenómenos de efectos físicos que tuvieron mayor predominancia tras la desencarnación de Kardec (1869). Con las investigaciones científicas espíritas de William Crookes, fue posible sistematizar, por primera vez, esos fenómenos (1870-73), a partir de la
materialización del Espíritu Katie King (o Anne Morgan), por la mediumnidad de Florence Cook.

2. – Mediumnidad de efectos intelectuales

Es propia de los médiums que son más aptos para recibir y transmitir comunicaciones inteligentes.
En la mediumnidad de efectos intelectuales, vamos a encontrar una variedad enorme de médiums, siendo los siguientes, los tipos predominantes actualmente:

a) médiums auditivos – que oyen a los Espíritus;
b) médiums parlantes o psicofónicos;
c) videntes – ven Espíritus en estado de vigilia;
d) médiums inspirados – reciben ideas de los Espíritus (generalmente son oradores)
e) médiums de presentimiento o de predicción – son personas que, en dadas circunstancias, tienen una intuición vaga de cosas vulgares que ocurrirán en el futuro.
f) médiums proféticos – variedad de los médiums inspirados o de presentimiento, la revelación de futuras cosas de interés general y tienen la misión de darlas a conocer a los hombres, para instrucción de estos.
g) médiums sonambúlicos – los que, libres del cuerpo físico, transmiten orientaciones de Espíritus;
h) médiums pintores o dibujantes;
i) médiums músicos;
j) médiums psicógrafos – los que escriben bajo la influencia de los Espíritus.

Finalmente, no podemos dejar de registrar aquí, dos importantes consideraciones de Kardec. La primera de ellas es que la división en efectos físicos e intelectuales no es absoluta, visto que, al analizar los diferentes fenómenos producidos bajo la influencia mediúmnica, veremos que, en todos, hay un efecto físico y un efecto inteligente. Muchas veces es difícil determinar el límite entre los dos, pero eso no
presenta ninguna consecuencia.

Clase: La oración y su acción fluídica

abril 15, 2012

Buenas tardes a todos,

El pasado viernes, en nuestra clase del Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad, emprendimos el tema relacionado con la oración, su acción fluídica y la importancia de la misma en las reuniones mediúmnicas, sin obviar, sea dicho de paso, la necesidad de convertir nuestras vidas en una oración constante, con humildad, sencillez, pero sobre todo, con naturalidad, sin artificios de ningún tipo.

¿QUÉ ES ORAR?

Decíamos que orar es, ante todo, una disposición física, mental y psicológica para ponernos en comunión y abrir canales de comunicación con la espiritualidad, con la divinidad. Es decir, orar es una actitud. Orar es poner todos nuestros sentidos, todo nuestro ser, nuestro espíritu en disposición para alcanzar los objetivos que nos proponemos e impulsarla con nuestra voluntad, sentimiento y pensamiento a las regiones espirituales superiores.

Cuando oramos desplegamos y movilizamos una gran cantidad de energías benéficas. Elevamos nuestro patrón vibratorio y nos disponemos mentalmente para recibir la respuesta adecuada a nuestras necesidades evolutivas. Orar es  sintonizar pensamientos y emoción, construir fecundas conjugaciones mentales, establecer circuitos de poderosas energías constructivas.

Orar es una necesidad, como espíritus que somos, de abstraernos brevemente del agitado mundo que nos rodea para reencontrarnos con nosotros mismos, abastecernos de energías reparadoras, encontrar respuestas, consuelo, fuerzas, renovar esperanzas, etc., etc., etc.

¿PARA QUÉ ORAMOS?

Generalmente nuestras oraciones son para alabar, dar gracias, o pedir según las necesidades o las circunstancias, aunque, normalmente conjugamos estas tres cuestiones en nuestras oraciones.

¿HAY UNA MANERA CORRECTA DE ORAR? ¿QUÉ NOS DICE EL ESPIRITISMO?

El Espiritismo, atendiendo a la razón y a la lógica, nos dice que no hay un lugar tipo para orar, que la oración no puede ser una retahíla de palabras o frases repetitivas aprendidas, que no obedece a patrones establecidos por ser un acto íntimo, espiritual y único.

– Ha de ser espontanea, esto es, nacida del corazón. Es espontanea porque nace de una necesidad íntima.

– Expresión de sentimiento vivo. Si la oración no va acompañada de sentimiento, esto es, no sentimos lo que estamos diciendo carecerá de fuerza, de crédito.

– Ha de ser humilde tanto en la forma como en el modo. Expresión de que nos encontramos en presencia de la Divinidad, a disposición de las Fuerzas Superiores. Mostrando que sabemos y conocemos quienes somos y dónde estamos.

– Ha de ser sincera. Recordemos que todo nuestro ser se haya desnudo frente al creador y la espiritualidad que vela por nosotros. Por lo mismo, no podemos obviar nuestras carencias, defectos, en definitiva, no podemos ocultarnos. Sobre todo debemos analizar qué intención secunda nuestra oración. Despojada de egoísmo, de intenciones banales, de deseos impropios.

– Íntima. Orar es un acto íntimo, personal, privado. Si bien no es preciso retirarse a un lugar determinado no es menos cierto que debe responder a la intimidad de nuestro ser.

– Inteligible. Comprensible, fuera de artificios, adornos, palabras adornadas.

En resumen, cada palabra debe tener su alcance, despertar un pensamiento, mover una fibra; en una palabra, debe hacer reflexionar; sólo con esta condición la oración puede alcanzar su objetivo.

TIPOS DE ORACIÓN

Podemos catalogar la oración en tres tipos diferentes según respondan a unos u otros objetivos, según las regiones que deseemos alcanzar, según nuestra intención y deseos.

Oración vertical: aquella que expresando aspiraciones realmente elevadas, se proyectan en dirección de lo Más Alto, y está dentro de los mencionados principios de afinidad recogidos por los Misioneros de las Esferas Superiores.
Oración horizontal: traduciendo deseos vulgares, encontrará resonancia entre aquellos Espíritus aún ligados a los problemas terrestres.
Oración descendente: A esa no la llamaremos oración, más sí invocación. En la invocación la llamada recibirá la respuesta de entidades de bajo tenor vibratorio. Son los petitorios inadecuados, expresando desespero, rencor, propósitos de venganza, ambiciones etc.

La oración es vertical, horizontal o descendente, en relación al potencial mental de cada persona que ora, o los sentimientos que ella expresa.

La oración es acción provocando la reacción que le corresponde. Conforme sea su naturaleza se quedará en la región en que fue emitida o se elevará más o menos recibiendo la respuesta inmediata o remota según la finalidad.

Deseos banales encuentran realización próxima en la propia esfera en que surgen. Impulsos de expresión algo más noble son amparados por las almas que se ennoblecieron. Ideales y peticiones de significación profunda en la inmortalidad remontan a las alturas.

Cada oración, tanto cuanto cada emisión de fuerza, se caracteriza por determinado potencial de frecuencia y todos estamos cercados por Inteligencias capaces de sintonizar con nuestra llamada, a la manera de estaciones receptoras.

LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN EN LA REUNIÓN MEDIÚMNICA

En el día de la reunión mediúmnica, por lo menos durante algunos minutos, horas antes de los trabajos, sea cual fuere la posición que ocupe en el conjunto, dedíquese el compañero de servicio a la oración y a la meditación en su propio hogar.
Conecte el pensamiento con lo Alto. Retírese, en Espíritu, de las vulgaridades del día a día, y ore, buscando la inspiración de la Vida Mayor.
Reflexione que, en breve tiempo, estará en contacto, aunque ligero, con los hermanos domiciliados en el Mundo Espiritual y anticipe el cultivo de la simpatía y del respeto, de la compasión productiva y de la bondad operante para todos aquellos que perdieron el cuerpo físico sin la deseada madurez espiritual.

El Espiritismo aconseja el hábito de la oración antes y después de las reuniones: Si el Espiritismo proclama su utilidad, no es por espíritu de sistema, sino porque la observación permitió constatar su eficacia y el modo de acción.
El Espiritismo nos muestra en la oración un efecto de cierto modo material, resultante de la transmisión fluídica. En ciertas molestias su eficacia es constatada por la experiencia, así como por la teoría.
La oración predispone al recogimiento, a la seriedad, condición indispensable, como se sabe, a las comunicaciones serias.

Llegado el inicio de la reunión el orientador disminuirá el tenor de la iluminación y tomará la palabra, formulando la oración inicial.
Es aconsejable que el dirigente use sus propias palabras, envolviendo al equipo en los sentimientos que le fluyen del alma.
Observaciones: La oración de apertura requiere el mínimo de tiempo ya que hay entidades en angustiada espera de socorro, en el aspecto de enfermo desesperado, reclamando medicación substancial.  La oración final, proferida por el dirigente de la reunión, obedecerá a la concisión y a la simplicidad.

¿Qué nos procura la oración?

En cuanto al Médium:

– Armonización, sintonía, elevación del pensamiento…
– La oración crea un ambiente en torno a él favorable al amparo espiritual, librándolo de la acción nociva de ciertos Espíritus inescrupulosos.
– Traza una vía fluídica, que permite a las Entidades del Espacio descender hasta nosotros y comunicarse; en los grupos constituye un medio favorable a la producción de fenómenos de orden elevado, al mismo tiempo que los preserva contra los malos Espíritus.

En cuanto al Espíritu comunicante:

– Tiene el poder de procurarle fluidos calmantes y saludables para su armonización psíquica.

LA ORACIÓN Y EL VAMPIRISMO ESPIRITUAL

¿Qué es el vampirismo espiritual?

El vampirismo espiritual es una forma de obsesión en que la entidad desencarnada se nutre, se alimenta, de los fluídos vitales del encarnado, desvitalizándolo.

La oración se constituye como antídoto eficiente contra el vampirismo. La criatura que ora, movilizando las propias fuerzas, realiza trabajos de inexpresable significación. Semejante estado psíquico revela fuerzas ignoradas, revela nuestro origen divino, y nos coloca en contacto con las fuerzas superiores. Dentro de esa realización, el Espíritu, en cualquier forma, puede impartir rayos de impresionante poder.

Constantemente cada uno de nosotros recibe trillones de rayos de variada orden y emitimos fuerzas que nos son peculiares y que van a actuar en el plano de la vida, a veces en regiones muy apartadas de nosotros.

Y JESÚS NOS ENSEÑO A ORAR… “EL PADRE NUESTRO”

El PADRE NUESTRO, es una verdadera obra de sublimidad. En ella se reúnen todos los deberes del hombre para consigo mismo, para con Dios y para con el prójimo.

Esta oración encierra un pedido de las cosas necesarias a la vida y el principio de la caridad. Quién lo diga en relación a alguien pide para este lo que pide para sí.

Dicha oración aparece perfectamente explicada en el Evangelio según el Espiritismo.

Por se ésta la oración que Jesús nos enseñó y reunir en ella todo cuanto es deseable para cada uno de nosotros debemos meditar cada frase, cada palabra, interiorizarla y vivirla.

Debemos seguir estudiando este tema fundamental en nuestra espiritualidad y conocer los numerosos trabajos en el área médico-científica que se han realizado  con grupos de observación sobre los beneficios de la oración y la religiosidad en nuestras vidas.

Hasta aquí llegó nuestra última clase.

Un saludo a todos!!

La Oración

julio 24, 2011

El pasado día 15, en nuestra clase de Estudio y Educación de la Mediúmnidad, hablamos extensamente sobre la Oración, aunque, como ya sabéis, será el próximo viernes 29 cuando concluiremos esta parte del estudio. Más adelante podremos volver a hablar sobre esta cuestión tan importante para todos nosotros y en concreto para el buen desarrollo mediúmnico con más profundidad.

En esta primera parte definimos de forma particular e íntima qué es para cada uno de nosotros la oración, cómo oramos y que papel tiene en nuestras vidas, y la importancia de incorporarla como un hábito saludable para nuestras almas que en esos momentos se encuentran permeables a las inspiraciones que nos llegan de lo Alto.

Tal y como nos dice el Evangelio según el Espiritismo: “La oración aproxima al hombre al Altísimo; es el lazo de unión entre el Cielo y la Tierra: no lo olvidéis.”

Por lo tanto es el medio de comunicación del alma que se abre y se hace permeable para ponerse a disposición del creador bien sea para agradecer, pedir, alabar, etc.

El alma en oración se hace humilde, se empequeñece ante la magnificencia de la creación y hace suyo el “Hágase en mí según Tu palabra”. En definitiva se entrega con Amor, Fe y confianza.

La oración entre otras cosas que puedan añadirse nos proporciona:

-Armonía, paz, serenidad.

-Nos eleva por encima de nuestros problemas, dolores, preocupaciones y sufrimientos para el “Hágase Tu voluntad y no la mía” poniéndonos en disposición de servir humildemente.

-Nos procura nuevas fuerzas morales y nos hace reflexionar íntimamente sobre nuestras responsabilidades espirituales para enfrentar nuestras pruebas.

-Aparta de nosotros a los espíritus inferiores y sus sugestiones.

Después de estas conclusiones hablamos sobre si la oración requiere que se haga en un lugar específico. A este respecto tenemos que decir que no. No es necesario hacerlo en ningún lugar concreto pues la oración es una necesidad del alma, una llamada a la espiritualidad que puede tener lugar en cualquier sitio.

Recordemos como el Maestro Jesús tan sólo se apartaba a un lugar retirado de la multitud que le seguía, y hacía sus oraciones al contacto con la naturaleza, bajo las estrellas, al amanecer con el canto de las aves o con sus íntimos compartiendo sublimes vibraciones.

Podemos orar en cualquier lugar, en cualquier sitio siempre que encontremos un momento sereno para centrar nuestra mente, y podemos hacerlo solos o en compañía.

El poder de la oración no reside, como vimos, en las palabras sino en el pensamiento hecho con Amor y entrega que es lo que verdaderamente le otorga fuerza.

Seguidamente hablamos de la necesidad de la oración en el grupo espírita, el porqué de comenzar y acabar nuestras reuniones orando.

Sabemos, porque Jesús así nos lo dijo y porque así lo creemos, que donde hubiera o hubiese dos o más personas reunidas en su nombre allí estaría Él. Es por ello que para nosotros es tan importante hacer las oraciones en nuestros trabajos. Como cristianos que somos queremos que Jesús, nuestro Maestro, presida nuestras reuniones envolviéndonos en Su Paz y en Su Amor.

Queremos que nuestros centros sean núcleos fuertes donde el Amor y la Fraternidad sean nuestra carta de presentación y para ello qué mejor que orar unidos buscando con fervor y sinceridad la protección de los buenos Espíritus que nos alienten, renueven nuestras fuerzas, nos inspiren con su entrega desinteresada y aparte de nosotros la perturbación.

Así fue como dimos por terminada la clase del pasado viernes. Esta próxima clase la dedicaremos a estudiar cuál es la manera correcta de orar según nos aconseja la Doctrina Espírita, cómo han de ser estas oraciones, la importancia de la participación de todos los miembros del grupo, y la oración como disciplina indispensable para el buen desarrollo mediúmnico.

Os esperamos a todos.

Nuestra próxima clase: LA ORACIÓN

julio 3, 2011

Hola queridos amigos,

Este primer módulo del Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad incluye como parte fundamental del mismo que estudiemos el tema de la oración.

En él se nos pide que hablemos de la importancia que tiene la oración para todos nosotros como cristianos siendo ella vehículo, a través del pensamiento, el sentimiento y la voluntad, de comunicación con las esferas espirituales.

Conversación íntima con Dios, nos ayuda a mantener nuestra vibración en estado optimo recogiendo los frutos de la esperanza, la paz y el amor, creando armonía para nosotros mismos y para quienes nos rodean.

Es así, que dedicaremos los próximos dos días (15 y 29 de julio) de clase para profundizar en esta cuestión apuntando la manera correcta de orar, la importancia de la oración dentro y fuera del centro espírita, vivencia de la oración, la necesidad de aplicarla en todas las situaciones de nuestra vida y lo importante que resulta su práctica para el buen médium.

No voy a adelantar nada más pues tendremos tiempo en las clases de hablar, debatir, compartir y sobre todo aprender mucho sobre esta cuestión.

Os dejo las lecturas para preparar el tema,

Un abrazo para todos y feliz semana!!!!

1.- El Evangelio Según el Espiritismo Allan Kardec,

-“Mi Reino no es de este Mundo”, Cap. II. Ítem 8,
– “Pedid y se os dará”. Cap. XXVII, Ítem 11 e ítem 15

2.- El Libro de los Médiums.

– “Disertaciones Espíritas”, cap. XXXI, Comunicación XVI

Mediumnidad a desarrollar

marzo 21, 2011

Os dejamos un mensaje para la reflexión del Espíritu Emmanuel.

Tema permanente dentro del que hacer espírita. Para explicar sintéticamente qué es eso, recurrimos a los ejemplos esclarecientes y vivos del trabajo y del estudio. Alguien llega a un taller solicitando un empleo. Necesita ganar para su subsistencia. Su pedido obtiene respuesta favorable. Pero si espera, durante el transcurso de los días y los meses, que los directores de la organización lo impulsen constantemente en el trabajo que tiene que cumplir y para el cual no pone ni la menos iniciativa, ya sea para el traslado de un faro liviano como para colaborar en la limpieza con la escoba, se sentirá siempre bajo la mirada de los jefes de los trabajos, quienes tendrán motivos para agradecerle su presencia y comunicarle su cesantía. Esto es porque nadie adquiere competencia observando solamente.

Luego llega a la escuela solicitando su inscripción en los cursos. Precisa capacitarse y adquirir conocimientos. Su solicitud es aprobada. Pero si espera, durante el transcurso de los días y los meses, que los profesores lo impulsen permanentemente en los deberes que tiene que cumplir y para los cuales no tiene ni la más común idea, tanto sea en el estudio de las lecciones, como en la respuesta espontánea a una pregunta que se le formule sobre una materia determinada del programa, se sentirá siempre bajo la mirada de los profesores que han de resolver la necesidad de que repita el ciclo. Esto es porque tiene atesorada cultura por ósmosis.

En el desarrollo mediúmnico es exactamente igual. Partiendo de la indispensable sinceridad del médium, todo el perfeccionamiento de las fuerzas espirituales debe apoyarse en el estudio que ilumina el campo de la vida y en el trabajo que se convierte en labranza del bien. Raciocinio y sentimiento en acción. Caridad y conocimiento. Fuera de esto estaremos afirmando siempre que tenemos mediumnidad a desarrollar, y estaremos ciertos al señalar semejante suceder para un futuro indeterminado, puesto que para conseguir eficiencia mediúmnica es idéntico a la competencia en el trabajo y la cultura, las que nadie puede conquistar sin adquirirlas.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro “opinión espirita”