Resúmenes y Conclusiones: Libro de los Médiums

flores-primavera-L-WLMXQYCAPÍTULO XIII: DE LA OBSESIÓN

Entre los escollos que existen en la práctica del Espiritismo está la obsesión, es decir, al dominio que algunos Espíritus suelen ejercitar sobre ciertas personas.

Se trata en todos los casos de Espíritus inferiores que intentan dominar, dado que los buenos Espíritus no imponen cosa alguna.

Los buenos Espíritus aconsejan y luchan contra las influencias de los malos y cuando no se les escuchan, se retiran.

Los malos Espíritus por el contrario se apegan a los individuos a quién pueden convertir en sus víctimas, y si logran dominar a alguien se identifican, es decir, “afinan” con el espíritu de esa persona conduciéndola como si se tratara realmente de un niño.

La obsesión presenta características diversas, que resultan del grado de intensidad y de la índole de los efectos que produce.

La palabra obsesión es en cierto modo un término genérico mediante el cual designamos a ese tipo de fenómenos cuyas principales variedades son:

Obsesión simple: Tiene lugar cuando un espíritu dañino se impone a un médium inmiscuyéndose a su pesar en las comunicaciones que recibe y la impide comunicarse con otros espíritus, reemplazando a aquellos a quienes se evoca.

El mejor de los Mediums se haya expuesto a eso, sobre todo en los comienzos, cuando ni tiene experiencia, así como entre nosotros las personas más honradas pueden ser embaucada, así pues se puede estar engañado sin estar obseso.

La obsesión reside en la tenacidad del espíritu del que es imposible desembarazarse.

En la obsesión simple, el médium sabe que tiene que vérselas con un espíritu embaucador, y éste no se oculta, por lo tanto, éste género de obsesión es sólo desagradable.

Podemos clasificar dentro de esta categoría los casos de obsesión física, es decir, manifestaciones ruidosas en forma espontánea y obstinada que ciertos espíritus hacen escuchar.

Fascinación: Se trata de una ilusión creada por la acción directa del espíritu sobe el pensamiento del médium y que paraliza la capacidad ddl médium para juzgar la comunicaciones. El médium fascinado, no cree que le estén enseñando, el espíritu se las ingenia inspirarle confianza ciega que le impide reconocer y comprender lo absurdo de lo que escribe, aunque sea evidente para los demás.

La ilusión que padece puede llegar a que considere sublimes las comunicaciones más ridículas, y este tipo de obsesión puede alcanzar a personas talentosas e instruidas, lo que pueden que tal aberración es el efecto de una causa exterior, cuya influencia están sufriendo , pero las consecuencias son mucho más graves, el espira dirige a la persona a la cual a logrado dominar, cual si fuese un ciego, y puede hacer que adopte las doctrinas más extravagantes, podrá inducirlo a adoptar comportamientos ridículas, para llegar a tales fines es preciso que sea un espíritu diestro, astuto y profundamente hipócrita con una máscara de virtud.

Los elevados conceptos de caridad, humildad y amor a Dios, son para él como un creo falso. No obstante, a través de ellos deja entrever signos de superioridad, que hay que estar fascinado para no advertir, por eso siempre intentan apartar al médium de personas que ven con demasiada claridad para que no puedan abrirle los ojos.

Subyugación: Atadura u obsesión que paraliza la voluntad de quién lo padece, es decir, la víctima se encuentra como sujeta a un verdadero yugo. Puede ser moral o corporal.

En el primer caso, el médium es llevado a tomar decisiones muchas más absurdas y que él cree sensatas.

En el segundo caso, el espíritu actúa sobre los órganos del cuerpo y provoca movimientos involuntarios, en el médium escribiente la subyugación se traduce en el deseo incesante de escribir aún en los momentos más inoportunos,  falta de pluma y lápiz simulaban escribir con el dedo en cualquier parte.

La subyugación corporal va incluso más lejos, la persona se siente presionada a realizar movimientos bruscos, ridículos…

Antiguamente se daba el nombre de posesión al dominio ejercido por los malos espíritus, posesión sería para nosotros sinónimo de subyugación.

Para nosotros no existen poseídos o posesos en el sentido vulgar, tan solo obsesionados u obsesos, a demás de subyugados y fascinados.

Características de la obsesión

  1. Persistencia de un espíritu en comunicarse por fuerza, mediante escritura automática, la médium ida auditiva, oponiéndose a que otros espíritus puedan hacer lo propio.
  2. Ilusión que a pesar de la inteligencia del médium, impide reconocer a éste la falsedad y ridiculez de los mensajes que recibe.
  3. Creencia del médium en la infabilida de en la identidad fidedigna de los espíritus que se comunican bajo nombres venerables y que expresan conceptos falsos.
  4. Aceptación por parte del médium de los elogios que le dispensan los espíritus que por su intermedio se comunican.
  5. Tendencia del médium a distanciarse de las personas que pudieran darle opiniones útiles.
  6. Enfado del médium por las críticas que se hacen a sus comunicaciones.
  7. Necesidad de escribir sin tregua y de forma inoportuna.
  8. Todo constreñimiento físico que enseñoree sobre ,a voluntad del médium y le fuerce a hablar u obrar contra un deseo.
  9. Ruidos y trastornos persistentes entorno al médium.

Causas

Los espíritus  influido de una manera y otra forma sobre la humanidad, el don mediúmnico es para ellos solo un medio para manifestarse. A falta de dicha facultad lo hacen de muchas maneras, no sólo por las manifestaciones escritas o verbales.

La médiumnidad es el medio para darse a conocer el espíritu que es, si es un espíritu malo lo reconoceremos cara a cara, en cambio si el hombre no dispone del don mediumnico, el daño puede ser mucho mayor.

Medios de combatirlo

Intentar conversar con el espíritu de forma firme, severa, pero a la vez benévola. La paciencia, el amor y la autoridad moral, la oración y por supuesto aportar a los Mediums de las actividades médiumnidad . Tan pronto se comprueban que son nocivas, las imperfecciones del obseso, son muchas veces impedimento para su liberación, solamente con el cambio moral, se pueden tener grandes logros, porque los buenos espíritus se aproximarían y en un arduo trabajo habría más acercamiento al enfermo.

La oración, el cambio moral, el pensamiento digno y las lecturas adecuadas para subir el estado vibratorio harán factible la curación y la protección de los buenos espíritus.

 

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: